4 cosas que no te enseñaron en la escuela

Crecer significa ganar sabiduría a través de la experiencia. La vida te da muchas oportunidades de crecer y al mirar hacia atrás, siempre hay trucos que te hubiese gustado saber. Ahora que eres padre o madre, puedes pasarle estos “truquitos” –que no los aprendes en un salón de clase- a tus hijos para que los vayan poniendo en práctica. window-blinds1. Empieza tu día con rayos de luz Somos muchos los que no somos mañaneros…el ruido de la alarma es el más temeroso de todos. Enséñales a tus hijos a dejar las cortinas del cuarto abiertas o medio abiertas para que la luz del sol de la mañana los despierte sin necesidad de un despertador. Se despertarán de mejor humor sabiendo que el sol está esperándolos afuera.     BV_FB_April23 2. Se les manchó la ropa, ¿y ahora? La primera clase del día  y ya les cayó comida o pintura en la ropa, van al baño y tratan de limpiarlo… ¡pero la mancha se ve peor! Aconséjale a tus hijos  que siempre lleven una mudada de ropa extra por si surge una emergencia. Una vez lleguen a casa, puedes aplicar directamente a la mancha un pre tratamiento de lavado, como el Clorox 2 Pre-Treat Stain Remover Pen,  para eliminarla de la pieza de ropa antes del lavado.   kids-on-playground3. La vida no es en semestres Nadie te dice que una vez te gradúes de la escuela, ¡o de la universidad!, la vida ya no se divide en semestres y el día no se acaba a las 3 de la tarde (se nos salió una lagrima…). Motiva a tus hijos a involucrarse en actividades después que suene el timbre de la escuela para que se acostumbren a días un poco más largos desde temprana edad.     girl-at-school4. Seguridad en sí mismo Uno nunca sabe lo que puede pasar en el camino de la  vida, pero estar cómodo consigo mismo, siempre llevar la cabeza en alto y ser educados con los demás es el aprendizaje más importante. Habla con tus hijos y enséñales que aunque el camino se ponga difícil,  solo los que quieren superarse lo logran. ¡Motívalos!     Por más sencillos que sean estos consejos, pásaselos a tus hijos y verás que más adelante te lo agradecerán.
Compartir artículo: