Celebren un Halloween lleno de creatividad y recreación

Halloween es una celebración donde la diversión comienza desde los preparativos, y la disfrutan tanto niños como adultos. Los niños se llenan de emoción y expectativas desde que se sientan a recortar y dibujar el primer fantasma o calabaza de papel. Por eso, este año empiecen con tiempo a poner en acción toda su fantasía para decorar la casa y organizar juegos divertidos.

Aquí te damos ideas que puedes poner práctica y podrás ajustar de acuerdo a tu presupuesto.

  • Diviértanse decorando la casa. Ese es un día en que las brujas necesitarán su sistema de transporte, así que las escobas no pueden faltar en lugares estratégicos de la casa. Este año, en vez de tallar calabazas ¡pon a los niños a pintar! Con una pluma gruesa de tinte permanente ellos pueden dibujar fantasmas, gatos negros, murciélagos y zombies en las calabazas… lucirán más originales ¡y no tendrás que limpiar desechos de calabaza! Además, pídanle a papá que construya un fantasma gigantesco en el patio o la terraza con dos listones de madera en cruz que luego vestirás con una sábana blanca que ya no uses. Con cualquier relleno le dan forma a la cabeza y pintan los ojos y la boca con una pluma de tinte permanente. Con unas tijeras, corta en forma de flecos las partes de la sábana que caen de los brazos “del fantasma”, pon un ventilador cerca… y parecerá que el fantasma “echó a volar”.
  • Organicen juegos divertidos con los amiguitos. A las niñas les encantará ayudar a preparar galletitas con formas de gatos, murciélagos, fantasmas y calabazas, pero para esto debes estar dispuesta a permitirles que desaten su creatividad en el área de la cocina. Pero, ¡una vez al año no hace daño! Así que una vez termine la diversión pídeles que se unan en “un plan de ataque” para ayudarte con la limpieza. Y la que limpie más rápido y mejor se ganará un premio. La carrera de la momia. Para esto vas a necesitar un área del patio que tenga césped, un rollo de papel crepé blanco o  una sábana blanca que ya no uses, y música de fondo tenebrosa. Vas a colocar a los niños en pareja en una fila, y le pedirás a uno que envuelva, con el papel crepé o la tela, el cuerpo del niño que está a su lado (haces lo mismo con las niñas), como si se tratara de una momia, desde los hombros hasta las piernas, dejando libres sus brazos y sin envolver la cabeza. Cuando esté lista la música de fondo, el niño debe tratar de llegar saltando (explícales que no se trata de correr) a la meta, un lugar del patio que previamente designaste para esto, sin despegar los brazos del cuerpo y sin caerse. El niño (o la niña) que lo haga mejor, será el ganador. 
  • Cómo evitar que los niños se coman todas las golosinas en una noche. Planea esta estrategia:
    1. Como sabes que la fecha se acerca, varios días antes del 31 de octubre evita incluir postres en sus comidas, así como la menor cantidad de azúcares (jugos, sodas, etc.). Es mejor que pongas un bol con frutas en la mesa para animarlos a comerlas.
    2. La noche de Halloween cuando lleguen a la casa con las bolsas de trick or treat y las revises para saber que están bien selladas y son inofensivas, reúne a los niños y diles que elijan sus dulces favoritos y el resto ponlos en una caja y diles que al día siguiente los donarán para los niños sin recursos. Con esto, tus hijos serán parte de una buena acción y se olvidarán de que esas golosinas existieron.
     

¡Qué pasen un Halloween súper divertido! 

Compartir artículo: