Cómo Planear Un Día de San Valentín en Casa

El Día de San Valentín es la ocasión perfecta para demostrarle a tu pareja cuánto lo amas y aprecias. Pero no hace falta salir a un restaurante costoso o crear planes complicados para pasarla de maravilla. Celebra el amor este año en el lugar más acogedor de todos – ¡en tu casa! Tenemos los consejos que necesitas para crear un espacio íntimo y romántico sin tener que estresarte.

La organización: Una casa limpia es una casa cómoda. Si vas a preparar una cena, asegúrate de limpiar la cocina y el comedor, preferiblemente el día antes para estar más calmada durante el gran día. Los productos con olor a lavanda son relajantes y ofrecen un perfume duradero, perfecto para las celebraciones del día. Y si vas a entretener afuera, como una noche bajo las estrellas, organiza un poco el área – barre las hojas secas, desinfecta la mesa del patio y sacude los muebles.

La anticipación: La celebración de San Valentín no es solo una cena o un regalo — ¡puedes crear un día entero lleno de amor! Antes que tu pareja se vaya al trabajo, déjale una nota en su lonchera o bolso. Escribe algo tierno o romántico para anticipar la celebración. Si te vas al trabajo antes de tu enamorado, prepárale un plato de galletas o frutas y déjaselo en la cocina junto a una nota de amor para que se despierte con una sonrisa de oreja a oreja.

La Vestimenta: Solo porque estás en tu casa no significa que no puedes alistarte como si fueras a salir. Prepárate con lo que te sientas cómoda y añade algunos detalles especiales que seguro darán ese toque extra para la celebración de San Valentín. Motiva a tu pareja que también se arregle para que ambos se sientan listos para celebrar.

El menú: No importa qué actividad escojan para hacer en casa, ¡siempre tiene que haber algo de comer para celebrar! Si están planeando una cena grandiosa, trata de adornar la mesa con velas y flores. Y prepara algo que les encante a los dos y puedan compartir – como un fondue, una tabla de quesos y fiambres o un asado delicioso. Creen una tradición para las celebraciones de San Valentín de los próximos años y, obviamente, ¡que no se les olvide el chocolate!

Compartir artículo: