Cómo proteger a tus hijos de la gripe durante el invierno

El invierno es la temporada más propicia para que tus hijos se enfermen de resfriados o catarros, o se contagien con la gripe. Y aunque los menores de dos años tienen más riesgo de contagiarse ya que se lo llevan todo a la boca, ni los mayores ni tú están exentos de contraer estos males típicos de la temporada.

El virus de la gripe lo pueden adquirir fácilmente en la escuela y se propaga rápidamente; una vez que cae uno, los otros en casa corren el riesgo de ser contagiados; por eso la única forma de mantener estos males bajo control es protegiendo a los niños de los elementos trasmisores de estos virus como las toallas, las servilletas o pañuelos, la ropa, los uniformes y también las botellas de leche, biberones y utensilios para comer.

Invita a todos en casa a tomar las medidas de higiene necesarias para evitar el contagio. Estas medidas te ayudarán a mantener a tu familia alejada del virus de la gripe.

  • Lava o limpia con desinfectante constantemente los juguetes. Esteriliza las botellas de leche, y de agua, así como los biberones. Mantenlos herméticamente tapados, si es posible en la nevera, hasta el momento de usarlos para disminuir las posibilidades de infección de cualquier virus. Desinfecta las mesas donde juegan o hacen tareas los pequeños; puedes usar las toallitas sanitarias con desinfectante o un papel toalla con agua y jabón, y después pasarle un paño limpio con alcohol.

  • Los mayores te pueden ayudar aspirando sus habitaciones varias veces a la semana, manteniendo el orden en sus recámaras y evitando compartir toallas o pañuelos. Por tu parte, asegúrate también de desinfectar el aire acondicionado o la calefacción de tu hogar.

  • Crea un póster que ilustre medidas básicas de higiene, incluyendo cómo lavarse las manos y cuánto tiempo deben restregarse con jabón al llegar del colegio, antes y después de la comida. Colócalo en lugares claves como la cocina y el baño para que siempre sirva de recordatorio.

  • A veces es inevitable que alguien en la casa contraiga la gripe. En este caso, enséñales a mantenerse alejado de los bebés y siempre cubrirse la boca al estornudar o toser. Ponles a la mano detergentes y toallitas desinfectantes desechables en puntos estratégicos de la casa como los baños, el salón de juego, el comedor y en la mesa de la sala donde tienen el control remoto y los teléfonos.

  • La manera más efectiva de prevenir la gripe es vacunándolos. Los niños a partir de tres meses ya pueden ser vacunados, asegúrate de consultar con su doctor si ya puedes programar su cita. También se puede prevenir cuidando de que estén bien abrigados y reforzándoles el sistema de defensa con una alimentación apropiada y con una dosis diaria de vitamina C, junto a una multi-vitamina para niños.

Aunque a veces es inevitable que se enfermen, prevenir es siempre mejor que lamentar. 

Compartir artículo: