El plan perfecto para prevenir la propagación de infecciones y bacterias

La gripe es una de las principales causas de ausentismo escolar y laboral, sobre todo en la temporada invernal cuando es más fácil que las enfermedades de las vías respiratorias se compliquen. Para que tú y tu familia no estén bien protegidos, lo aconsejable es evitar el crecimiento bacteriano en tu hogar tomando las medidas adecuadas y enseñar a los niños cómo protegerse de los virus y otras infecciones en la escuela.

Las sugerencias que encontrarás a continuación te resultarán muy útiles para declararles la guerra a las enfermedades infecciosas.

  • Informa a los niños. Explícales a tus hijos que la escuela es un caldo de cultivo para las bacterias y las infecciones, porque el 80% de las enfermedades infecciosas se propagan por contacto. En otras palabras, todo lo que ellos tocan, materiales escolares, manijas de puertas, grifos de agua, teléfonos celulares, teclados de computadoras, tabletas, etc., está cargado de gérmenes que luego sin querer se llevan a la boca, los ojos o la nariz cuando se tocan la cara o se rascan.  Enséñales los hábitos básicos, como lavarse muy bien las manos con agua tibia, y hacerlo frecuentemente, sobre todo después de ir al baño, y antes y después de comer… ¡y evitar tocarse la cara! En el caso de estar ellos enfermos, deben aprender a estornudar o toser en el codo, o cubrirse la boca con pañuelos desechables, para no contagiar a los demás. Para obtener más información que te ayudará a mantener saludables a tus hijos, haz clic aquí.
  • ¡Vacúnense!  Anima a tu familia a vacunarse contra el virus de la gripe. Si alguien se niega por sentirse incómodo con las agujas, averigua si la opción nasal está disponible. Una de las mejores formas de hacer que los niños pierdan el temor a vacunarse es pedirles a ellos que te acompañen a ti a ponerte la vacuna. Cuando tus hijos vean que vacunarse es algo sencillo y rápido, se animarán a hacerlo y se darán cuenta de que ellos no son los únicos que tienen que visitar al doctor. Después prémialos llevándolos a tomar chocolate caliente o al cine a ver una buena película de acción.
  • Haz énfasis en la limpieza de la casa. Los gérmenes que causan los resfriados y la gripe son ingeniosos para entrar en tu casa y esconderse muy bien en ella. La manera más eficaz de mantener alejados a estos huéspedes indeseables es mantener la casa limpia y desinfectada. No tendrás que hacer todo el esfuerzo sola si les enseñas a los niños el hábito de ayudar con la limpieza del hogar. Diles que no quieres que la gripe y los resfriados entren en casa y que pensaste en ellos para que sean parte tu “brigada antigérmenes”. Seguramente que ellos querrán participar y hasta se divertirán “combatiendo al enemigo.” Los más pequeños pueden ayudarte arreglando las camas y organizando y limpiando sus juguetes, mientras que los mayores pueden limpiar los espejos de los baños y ayudar a pasar la aspiradora. Cuando terminen, tendrán una casa fresca y limpia, y todos se sentirán orgullosos de lo que lograron con el trabajo en equipo.

Como tu tarea en el hogar es la más importante: ¡desinfecta! Para saber en qué lugares de tu hogar viven los virus y lo que necesitas para hacerlos desaparecer, haz clic aquí.

Practicar buenos hábitos de higiene es fundamental para vivir en un ambiente sano… y con una familia saludable, ¡se disfruta más!

 

Compartir artículo: