Elimina el estrés después de un largo día de trabajo

Después de un día de trabajo es normal llegar a casa con una buena carga de tensión y los pies adoloridos. Y si a esto sumas que posiblemente tengas que  limpiar, organizar el desorden y preparar la cena, te comenzarás a sentir doblemente angustiada. Recuperar la tranquilidad y la energía puede convertirse en un reto para ti.

Para ayudarte a hacer la transición a un estado de tranquilidad y armonía, aquí te damos sugerencias que sí funcionan. ¡Ponlas en práctica hoy mismo!

  • Recupera la calma y la energía con la ayuda de la aromaterapia. Aunque no lo creas, algo tan simple como encender una vela perfumada o usar un aceite aromático con difusor para llenar tu casa de un olor agradable puede ayudarte a encontrar el equilibrio emocional. Los beneficios más conocidos de la aromaterapia son ayudar a liberar el estrés, la tensión, la depresión y la ansiedad, además de devolver la energía y dar una sensación de bienestar y tranquilidad. La clave está en los aceites esenciales que se utilizan para este tipo de terapia. La lavanda y la menta, por ejemplo, son relajantes. Así que cuando llegues del trabajo cansada y cargada de estrés, no lo dudes y rocía toda tu casa, haciendo énfasis en tu dormitorio, con un atomizador de menta o lavanda. Si tienes que limpiar la casa, hazlo rápidamente usando un limpiador con aroma de lavanda, que te ayuda eliminar la grasa limpiando a profundidad, al mismo tiempo que deja un aroma delicado y apacible en el ambiente.
  • Separa tiempo para ti misma y disfrútalo al máximo. Para desconectarte del trabajo, haz actividades que realmente te gusten. Si te encanta la jardinería, cuidar tus plantas y sembrar tus propias verduras en tu patio puede ser una tarea en la que el tiempo pase sin darte cuenta. Si te gusta leer, leyendo solo un par de capítulos te sentirás renovada. También puedes poner un CD de música ambiental con los relajantes sonidos de la lluvia, las olas del mar y la selva tropical, mientras te das un baño caliente con sales y mucha espuma. ¿Tienes solo 20 minutos? Prepárate un té de hierbas aromáticas y acurrúcate en el sofá para derretir el estrés del día.
  • Pasa tiempo de calidad en familia. Haz pasado todo el día en el trabajo, así que te mereces pasar un rato agradable con tus seres queridos. Al llegar a casa pregúntales cómo les fue en su día y diles cómo te fue a ti. Después disfruten juntos de una cena sencilla charlando de temas positivos y alegres; recuerden que este no es el momento para tener discusiones complejas o comentar noticias negativas. A pesar de la vida agitada y los compromisos de cada cual, es importante que la hora de la cena sea una reunión en la que estén presentes todos los miembros de la familia. Así que compartan juntos la comida siempre que les sea posible. Y no hay que descuidar a la pareja. Siempre que puedan, salgan los dos solos a dar un corto paseo para charlar y cambiar un poco de escenario.

Después de cenar, teniendo en cuenta el horario establecido para que los niños se acuesten, los padres pueden jugar con los hijos o leerles un capítulo de un libro. Pero, eso sí, media hora antes de ir a la cama apaguen la televisión o la música para tener tiempo de calmarse y puedan irse a dormir relajados.

Que sueñes con los angelitos y mañana emprendas tu nuevo día con más vitalidad.

Compartir artículo: