En casa también podrás trabajar en una oficina como esta

Cada día se impone más la tendencia del trabajo de oficina en casa. Así que si estás en camino de sumarte a abrir tu propio negocio o trabajar remotamente, aquí te damos los consejos para montar la oficina perfecta en tu hogar. El espacio no solo debe resultarte cómodo, agradablemente iluminado y apartado del movimiento cotidiano; también debe estar organizado y limpio para que tus horas de trabajo te resulten productivas. Lo mejor es que no tendrás que invertir dinero comprando muebles sofisticados, porque la mayoría de las cosas que necesitas ya las tienes en casa.

Encuentra aquí las sugerencias para crear un espacio funcional, con la mejor estética y una decoración que tenga tu sello personal.

  • Utiliza lo que ya tienes. Utiliza una mesa o escritorio que ya tienes para que sea el centro focal de la habitación. Pon tus plumas y lápices en una taza decorativa que hayan pintado tus hijos o en un recipiente de vidrio de color vibrante que antes usabas para poner velas o flores; tus materiales de escritura lucirán mejor en ellos que en un portalápices aburrido. La iluminación es muy importante, así que si tienes una lámpara de mesa a la que no le estás dando uso, colócala sobre la mesa o escritorio para que el espacio luzca acogedor y relajado, y te ayuda a concentrarte. Ahora necesitas una alfombra de área que tenga colorido para darle vida a tu nueva oficina: revisa las alfombras de área que tienes en tu habitación o en otros lugares de la casa y cuando encuentres la que más te guste decora con ella tu nuevo lugar de trabajo. Y no olvides que las flores y las plantas reducirán tu estrés, porque dan serenidad y mejoran la calidad del aire que respiras, así que pon un pequeño jarrón con una orquídea, una hortensia o cualquier otra flor que te guste en una esquinita de tu escritorio, allí donde puedas verla y descansar la vista de vez en cuando. Seguramente que en tu patio o terraza encontrarás las flores y plantas que servirán para adornar tu nueva oficina.
  • Organización y almacenamiento.  Aunque tu forma de trabajar decide cuál es la manera más eficiente de ordenar tus papeles, carpetas y material de oficina, vas a necesitar cajones, muebles esquineros o archivos, de forma que la mayoría de tus elementos de trabajo queden fuera de la vista de todos, logrando así que el espacio luzca ordenado. Si es imprescindible poner repisas de madera o metal en la pared, tienes la opción de cerrarlas con puertas o, en el caso de quedar abiertas, colocar en ellas libros, revistas, ficheros o un equipo de música. Las presillas, las banditas elásticas y las memorias USB para almacenar datos puedes guardarlas en esas lindas cajitas decorativas de cartón o metal que tienes en tu clóset y que antes contenían jabones, perfumes o cremas perfumadas. Para tener a mano el material de oficina que necesitas día a día, como por ejemplo, el papel y las tintas para imprimir, coloca una cajonera tipo módulo con ruedas giratorias debajo de tu escritorio. Esta cajonera también te servirá como mesa auxiliar cuando te haga falta.
  • Haz una limpieza profunda. Antes de montar, organizar y decorar tu nueva oficina, asegúrate de que todo está libre de polvo. No tiene sentido organizar y decorar si estás trabajando en un ambiente sucio. Usa el higienizador de uso diario para superficies duras Clorox® Anywhere® Hard SurfaceTM Daily Sanitizing Spray que no deja residuos dañinos y no necesita limpiarse ni enjuagarse. Usándolo con frecuencia no solo trabajarás en una superficie limpia sino que le darás a tu oficina en casa un agradable y fresco aroma.

Siguiendo estos consejos tendrás una funcional y personalizada oficina en la que encontrarás día a día la concentración necesaria para obtener un mayor rendimiento en tu trabajo.

 

 

Compartir artículo: