En sus marcas… listos… ¡a organizar!



Se acerca la primavera y sabemos que estas súper emocionada por recibir esta temporada, ya que podrás pasar más tiempo disfrutando fuera de la casa que dentro de ella. Esto también significa que llegó la temporada de hacer una limpieza organizacional en la casa para ambientarla y darle la bienvenida de la forma correcta a la primavera. Así que pon la música a todo volumen, pídeles a todos los miembros de tu familia que te ayuden, y aprovechen este momento en familia para pasarla bien mientras organizan el hogar.

Una mano abierta

    Sigue la regla de los cinco artículos cada vez que limpies – Cuando estés limpiando la casa, identifica por lo menos cinco artículos, como cartas, periódicos o simplemente algo que no hayas usado en mucho tiempo, y deshazte de ellos de una vez por todas. Esto te ayudará a eliminar el desorden ya que mientras menos cosas hay en la casa, ¡más ordenada se verá!

Perchero

    Cuelga las carteras – Es fácil llegar a casa después de un largo día y dejar tu cartera puesta en una esquina del cuarto o encima de un mueble. Para evitar este desorden, utiliza ganchos de ropa para colgarlas dentro del armario o puedes comprar un estante de colgar abrigos (o perchero) y colocarlos ahí. ¡Créenos es todo un éxito!

Mujer haciendo una cama

    Haz la cama primero – Cuando vayas a limpiar el cuarto, siempre haz la cama primero y pídele a todos los miembros de la familia que también lo hagan en sus propios cuartos. ¿Por qué? 1) la cama sirve como centro de organización y para doblar la ropa, y 2) si la cama está hecha existen menos probabilidades que en medio de la limpieza te den ganas de tomar una siesta. Mientras organizas el cuarto, debes usar una toallita que limpie todos los muebles pero que no levante polvo, como Clorox® Triple Action Dust Wipes. Así evitarás que el polvo le caiga encima a las sábanas mientras limpias.

Cajas de plástico en la recamera

    Pon en uso las cajas – Guarda todo lo que no vayas a utilizar en esta temporada como botas, abrigos, y sábanas gruesas en contenedores grandes o bolsas de basura con varias toallitas de olor (sí, las mismas que colocas en la secadora) adentro para que la ropa se mantenga fresca y olorosa.

Un padre y su hija con ropa para donar

    Dona lo que no uses – Por cada pieza nueva de ropa que compres, dona dos o simplemente aprovecha que estás organizando tu armario e intercambia la ropa de invierno por una más ligera. Saca la que estás segura que ya no vas a utilizar (pero que esté en buenas condiciones) y dónala. Y mientras que estés en el ánimo de donar, aprende un poquito más sobre el programa Glad to Give – pide tu bolsa especial y ayuda a tu comunidad a través de tus donaciones.

 

 

Compartir artículo: