La importancia de la protección solar y los bloqueadores.

Cuando el verano llega a su final, ¿te olvidas de los bloqueadores y los guardas hasta las próximas vacaciones de playa? No tan rápido… El bloqueador solar en crema, spray, gel o barra con un FPS (factor de protección solar) de 15 (por lo menos), debe ser usado la mayoría del año. Aun en días nublados, recuerda que el sol está allá arriba y te expones a sus rayos en cualquier momento: cuando practicas deportes, sales a caminar, cuidas del jardín, vas de compras, paseas al perro o esperas el autobús. Los rayos solares pueden provocar vejez prematura o cáncer de la piel, así es que es importante que mantengas a tu familia protegida todo el año.

Comienza ahora mismo a tomar medidas. Si predicas con el ejemplo, tus hijos aprenderán de tus buenos hábitos y los pondrán en práctica. 

  • Aplícate bloqueador solar todos los días sin importar la estación del año.
    Usa el bloqueador que se adapte mejor a tu piel y a las actividades que realizas día a día, pero busca uno de alto espectro, porque es el que contiene los ingredientes que bloquean tanto los rayos UVB como los UVA. Las mujeres, por llevar faldas o blusas sin mangas, deben hacer énfasis en dichas áreas. Lo ideal es ponerte el bloqueador antes de vestirte para aplicarlo abundantemente y con más uniformidad. Los hombres y los niños también deben seguir este ejemplo en las áreas de la piel expuestas por su ropa. Es importante reaplicar el bloqueador cuantas veces sea necesario durante el día, cada dos horas si estás participando en actividades al aire libre, haciendo énfasis en los labios, contorno de los ojos, nariz, orejas, cuello, y manos. Y cuando llegue el invierno, sigue esta rutina. Por ejemplo, los esquiadores y snowboarders sufren quemaduras si no usan bloqueador solar.

  • Usa ropa y accesorios que te protejan.
    Las telas vaporosas y translúcidas resultan muy frescas en verano, pero no son muy aconsejables, porque por ellas penetran los rayos UV dañinos. Si te vas a exponer al sol directo, elije telas de tejidos firmes y si puedes, lleva pantalones largos. Siempre procura usar sombreros grandes y gafas de sol con protección de rayos UV, para proteger tu cara y tus ojos en todo momento.

  • Mantén protegidos a tus atletas.
    A los campeones de la casa les gusta practicar deportes y realizar actividades al aire libre, pero no por eso tienen que correr peligro. Tus hijos pueden tener un estilo de vida saludable y mantenerse en buena forma física si los enseñas a usar el bloqueador solar adecuado y les explicas la importancia de aplicarlo frecuentemente. Ponles siempre en su mochila un frasco de bloqueador solar con FPS de 30 o más y un sombrero o gorra. Como regla general, y a cualquier edad, nadie debería exponerse al sol directo entre las 10 AM y las 3 PM, que es cuando el sol brilla más fuerte.

Si les haces caso a estos consejos, tú y tu familia no tendrán que dejar de disfrutar de la divertida vida al aire libre.

Compartir artículo: