Las 5 cosas que toda nueva mamá debe saber

¡Es verdad! No hay un manual de instrucciones oficial para ser madres, pero pequeños consejitos como los que encontrarás a continuación, te ayudarán a preparar tu hogar para la llegada del bebé. Recuerda que tienes 40 semanas para prepararte, ¡no lo dejes para último momento! No olvides que una vez el pequeño llegue a casa todo dará un giro de 180° y ya no habrá mucho tiempo para organizar.

Renovando el hogar: Es hora de una limpieza profunda, de renovar y llenar de color el hogar. ¡Pero no te preocupes, no necesitas ir de compras para renovar! Basta con cambiar los muebles de lugar para despejar más los espacios, o con regalar o donar eso que ya no usas. Aprovecha para pasar la aspiradora por cada rincón, y empieza tu limpieza abriendo todos los gabinetes de la cocina, sala y baño. Los bebés recién nacidos necesitan estar en ambientes limpios, pero sobre todo, libres de polvo. No te compliques comprando productos para cada superficie, nada más práctico y eficiente que las toallitas Clorox® Disinfecting Wipes, una sencilla solución para eliminar 99.9% de los gérmenes, virus y bacterias.

Organizando su habitación: Además de ser uno de los momentos más emocionantes durante el embarazo, es un tiempo íntimo entre tú y tu bebé. Aprovecha tu segundo trimestre, cuando los malestares han disminuido un poco, para decorar su habitación. Pero, ¡no te enloquezcas comprando todo lo que veas! Ten en cuenta que los bebés crecen muy rápido, así que la clave es ser selectivo. Estos 4 detalles, sin duda, te ayudarán al momento de decorar:

  • Si vas a pintar el cuarto, te recomendamos escoger colores tenues que le den vida y luz a la habitación. Sin embargo, ten en cuenta que deberás pintar, como mínimo, tres meses antes de su llegada, ya que la habitación deberá ventilarse lo suficiente para evitar olores dañinos que puedan afectar al recién nacido.
    • Es vital que el cuarto del niño esté lleno de luz, especialmente porque hará la habitación más calientita durante el invierno. Busca cortinas transparentes para aprovechar la luz natural y mantén una lámpara cerca de su cuna.
      • Una mesa para cambiar los pañales te hará la tarea mucho más sencilla, además, evitará que te lastimes la espalda con malas posiciones. Pero recuerda, después de cada uso, es vital desinfectarla. También, ten a la mano un basurero con bolsas que además de resistentes, te ayuden a neutralizar los olores, como por ejemplo, las bolsas de basura OdorShield® Glad.
        • Por último, escoge muebles que tengan colchones suavecitos para que tú y tu bebé estén siempre cómodos, y si te decides por una cuna de madera, debes fijarte que este en buen estado para evitar cualquier accidente.

        Limpiando sus juguetes: Aunque la buena higiene es vital durante las primeras semanas de nacido, ¡no debes obsesionarte! Solo procura que sus objetos estén bien limpios. La primera línea de defensa es seleccionar juguetes que sean lavables y evitar aquellos de felpa o los más complicados de lavar. La segunda, es limpiarlos de acuerdo a las instrucciones.

        Desinfectando su ropita: La primera regla para desinfectar: ¡lava toda la ropa nueva tan pronto la compres! Esto te ayudará a deshacerte de todas las bacterias o suciedad. Ten en cuenta que las prendas que compras han pasado por muchos procesos y han sido tocadas por muchas manos, así que dile adiós a los gérmenes usando Clorox® Regular-Bleach en las prendas blancas y en las de color, que no se destiñen. Eso sí, asegúrate de enjuagar muy bien la ropa, en algunos casos es recomendable enjuagarla un ciclo extra en la lavadora.

        Esterilizador vapor con biberones y tetinas

        Cuidando de sus utensilios: Sanitizar los utensilios es esencial para cuidar de la salud del pequeñín. Al igual que la ropa, podrás lavar y desinfectar los biberones, tetillas y los platos con Clorox® Regular-Bleach. Remoja los elementos durante 2 minutos en una solución de 1 cucharada de Clorox® por galón de agua. Vierte la solución sobre los utensilios, enjuaga con suficiente agua y déjalos escurrir hasta que estén secos. ¡Así de fácil estarán listos y esperando la llegada del bebé!

        Por último, ¡relájate y disfruta de cada detalle de esta nueva experiencia! Sabemos lo ansiosa que puedes estar, pero no hay mejor consejo que disfrutar del día a día. Quizá amigos o familiares te brinden más consejos, pero sin lugar a dudas, tu instinto maternal se despertará y te ayudará a entender las necesidades de tu hijo. Recuerda que en un final, cada embarazo y paternidad es totalmente distinta.

        Compartir artículo: