Limpieza fácil después de la cena de Acción de Gracias

La celebración del Día de Acción de Gracias siempre implica una gran cantidad de invitados y comida, y eso puede crearte mucho estrés. Pero siguiendo los consejos y tácticas apropiadas no tienes porqué agobiarte y dejar de celebrar una fiesta tan especial en casa. ¡Es mucho más fácil de lo que parece!

Te enseñaremos cómo limpiar de la mejor manera posible para que no tengas que dejar de disfrutar después que la fiesta ha terminado.

  • Más reciclaje, menos limpieza: Prepara una cena buffet usando grandes
    platos hechos de aluminio para servir que podrás reciclar al final de la noche. ¿Sabías que existen cubiertos biodegradables hechos con fibras de maíz que puedes utilizar como fertilizante en el jardín después? De esta manera no tendrás que lavarlos y estarás poniendo de tu parte para proteger al medio ambiente. Recuerda también reciclar botellas de vidrio que puedes pintar y diseñar para decorar diferentes áreas de la casa. A la hora de botar la basura, con una sola bolsa Glad resistente podrás eliminar desperdicios y recoger más rápido las mesas sin utilizar una caja entera de bolsas.
  • Divide y vencerás: Haz de la limpieza un juego en el que participe toda la familia.
    Divide a la familia, incluyendo a los niños, en equipos y adviérteles que el equipo que termine primero podrá elegir de la comida que sobró de la cena lo que desee comer al día siguiente. ¡Y no quites la música! Si esta tiene buen ritmo los “equipos de limpieza” trabajarán con más energía. 
  • Establece prioridades: Si algun electrodomestico o alguna otra área de la cocina terminaron con una masa pegajosa y dura difícil de limpiar, trátalos de inmediato con Clorox® Clean-Up® Cleaner & Bleach. Pero si usaste muchas cacerolas o la  vajilla numerosa, no las tienes que lavar todas por la noche. Mejor deja la vajilla o las cacerolas sumergidas en agua y jabón durante toda la noche en un bote  limpio designado previamente para esto, y al día siguiente te resultará más fácil limpiarlas o ponerlas en la lavadora de platos. Esto es preferible para que así dejes el fregadero libre para usarlo en un momento determinado. También estarás más fresca y descansada en la mañana para limpiar lo que te tome más tiempo. Haz lo mismo con los manteles y servilletas de tela. Si son blancos, ponlos en remojo con Clorox® Regular Bleach para ponerlos al día siguiente en la lavadora.

Estos consejos te resultarán muy útiles en tu próxima celebración de Thanksgiving… ponlos en práctica y verás que ahorrarás tiempo y energías para seguir disfrutando.

Compartir artículo: