Mamá, vive en el ahora

Muchos de los grandes eventos de la vida están fuera de nuestro control. El ajetreo y el estrés de la rutina diaria muchas veces pueden crear desbalances que a la larga podrían afectar tu salud.

Es por eso queremos darte unos consejitos para que comiences a practicar un estilo de vida libre de estrés y te reconectes contigo misma. ¿Qué mejor momento para comenzar que en el mes del Día de la Madre?

Una mujer meditando en posición de yoga

Practica estar en el momento– El estrés es una falta de balance entre lo que tenemos o lo que tenemos que hacer y el tiempo que tenemos para realizarlo, y usualmente asociamos esta tensión con emociones negativas. Aprender a decidir lo que puedes lograr y distribuir el tiempo de una forma efectiva te puede ayudar a manejar tu día a día. Practicando estar en el momento te puede ayudar a minimizar el dejarte absorber por el estrés y disfrutar más de las experiencias de tu rutina diaria. Algunas estrategias que te pueden ayudar a poner esto en práctica son: ser agradecido, aceptar que no tenemos control sobre todo, ser compasivo, evitar el juicio, alejarte y reflexionar cuando tengas un problema y segmentar tu día y tu vida. En otras palabras, no pienses en el pasado, pero tampoco pienses mucho en el futuro ya que esto te puede traer ansiedad, vive en el presente.

Sacando una selfie con amigas

Reconéctate con viejas amistades– Levanta el teléfono e invita a varias de tus amigas que hace mucho que no se ven a un almuerzo o un cafecito. A veces se hace difícil coordinar ya sea por tu vida ajetreada con niños, trabajo, entre muchas otras cosas pero vale la pena hacerlo. Te mereces un descanso y una muy buena manera de hacerlo es compartiendo tiempo de calidad con tu amigas.

Masaje de espalda

Dedícate tiempo a ti misma– Sigues posponiendo esa cita en el salón, ¡basta! Comprométete, haz la cita y ponte hermosa. Siempre es bueno dedicarse a un día de spa, hacerse las uñas o ir a la peluquería a que te hagan el cabello. Además de que te esto te ayuda a relajarte, te da un impulso a tu autoestima y, ¿quién no se quiere ver bella? ¡Hazlo ya!

Una mujer en una piscina

Haz lo que te gusta– Cuando tienes niños siempre programas tu calendario o día alrededor de las actividades de ellos. Pero dedica por lo menos un día a la semana para hacer lo que tú más disfrutas. Ya sea hacer ejercicios, salir a tomar sol (recuerda aplicarte protector solar), tomarte un buen café y leer un libro o salir de compras, son solo algunas de las cosas que puedes hacer.

Niña lavando trastes

Delega a otros–A veces es difícil delegar tareas en el hogar, pero recuerda que tú solo eres una y cada miembro de la familia puede cooperar. Crea un calendario con los nombres de todos los miembros de la familia, asígnales una tarea y pídele a papá que te ayude en la supervisión. Tú solo siéntate y relájate, recuerda que es tu semana.

Comienza a darte cariñito más a menudo y celebra tu día por todo lo alto. ¡Felicidades mamá!

Compartir artículo: