¡Tú puedes lograr que tus hijos sean exitosos en la escuela!

Todos queremos que nuestros hijos se destaquen en la escuela, pero a veces los padres no estamos muy seguros de cómo guiarlos por el camino del éxito. ¿Qué es lo primero que debemos tener en cuenta? Que los padres somos los maestros más importantes de nuestros niños y que para esto no es necesario que tengamos un doctorado. ¡El secreto está en apoyarlos! Cuando nos preocupamos por ayudarlos a hacer sus tareas, mantenemos contacto con sus maestros, participamos con ellos en los eventos escolares siempre que nos sea posible y nos involucramos con los padres de sus compañeros de aula. Entonces, nuestros niños se sienten más motivados, van contentos a la escuela, obtienen mejores notas en los exámenes, empiezan a definir su vocación en la vida y tienen más  probabilidades de no abandonar sus estudios para llegar a convertirse en profesionales en el futuro.

Cómo lograr que el momento que dediquen a las tareas escolares sea provechoso para todos. Al llegar a casa después de un largo día de trabajo, seguramente te espera preparar la cena y quizás algún quehacer del hogar que no tuviste tiempo de realizar en la mañana, así que lo menos que quieres es tener que convertirte en profesor por un buen rato. Pero si estableces una rutina, todo funcionará de maravilla. El mejor momento para que tus hijos hagan la tarea es en la tarde cuando aún tienen fresco lo aprendido en sus clases. Designa un espacio cómodo, bien iluminado y tranquilo, como la mesa del comedor, por ejemplo, donde ellos puedan concentrarse bien. Elimina distracciones como la televisión y la música, y pídeles a los niños que apaguen sus teléfonos celulares. Sólo permitirás una computadora portátil o una tableta en caso de que ellos las necesiten para estudiar. Ayúdalos con sus preguntas, y no temas si no sabes mucho de alguna asignatura específica, investiga y estudia con ellos hasta encontrar las respuestas correctas. También es bueno involucrar al padre, un hermano mayor, un amigo o un vecino que sean buenos en matemáticas, gramática, etc. Puedes ayudar mucho a tus hijos monitoreándolos y ayudándolos a organizarse. La familia que aprende junta, crece junta.

Los niños que van a la escuela limpios y arregladitos se sienten más seguros de sí mismos. No importa si tus niños usan uniforme o su ropa habitual, lo más importante es que esté limpia, desprovista de manchas y excesivas arrugas, y en buenas condiciones. Aunque no lo creas, tener una apariencia impecable en la escuela hace que ellos tengan una autoestima más alta y más capacidad para concentrarse e interactuar con profesores y compañeros del salón de clases. Un niño mal vestido y con una higiene deficiente se siente avergonzado y disminuido ante los demás. Acostumbra a tus hijos a elegir su ropa la noche anterior para que a la mañana siguiente no pierdan tiempo buscando en el clóset lo que se van a poner. Y si las manchas difíciles y la suciedad se las arreglan para colarse en su ropa, utiliza esta guía práctica para combatir cualquier problema difícil.

La gran importancia de estar presente en las actividades escolares de tus hijos. Es un hecho que todos tenemos una agitada vida diaria llena de compromisos de trabajo, citas, asuntos que resolver y largas horas perdidas en el tráfico, pero estar presente en la reunión de padres de la escuela, en el juego de fútbol, béisbol o baloncesto donde competirán tus niños o en cualquier otro evento del plantel ¡no tiene precio! Tus hijos se sentirán apoyados, queridos y orgullosos viéndote participar en sus actividades. Haz lo posible por ofrecerte para trabajar como voluntaria en algunos eventos escolares, como las ferias del libro o de arte y artesanía, excursiones, por lo menos una vez por semestre. Aunque lo ideal para que los niños se sientan motivados con sus estudios es ver a mamá y papá con mucha más frecuencia en esos eventos especiales de la escuela. Si te es imposible asistir a la próxima actividad escolar, habla con los maestros de tus hijos para saber si puedes cooperar regalando suministros o golosinas para ese día especial… tus niños lo apreciarán y los profesores también.

Comiencen a involucrarse en el mundo de sus hijos, sean parte de él y verán cómo poco a poco irán forjando un futuro mejor para ellos.

Compartir artículo: