Tus resoluciones para un enero nuevo

El fin del año siempre nos hace analizar lo que dejó el viejo y lo que queremos para un mejor año por delante; es el momento ideal para comenzar una nueva etapa de tu vida, mejorando todo lo que no funcionó y eliminando aquellos obstáculos que te impidieron convertirte en la persona que aspiras ser.

Estas decisiones son importantes si verdaderamente quieres seguirle el paso a la vida, que siempre está en constante movimiento y cambio. Recuerda siempre mantener un sentido de dirección y determinación para prevenir una sobre dosis de ansiedad y frustración que puede impedirte lograr tus metas.

Quedarse en la misma situación no implica progreso, por eso te ofrecemos estas recomendaciones para que tus resoluciones para el 2014 resulten efectivas desde el primer día de enero.

  • Crea una lista de resoluciones para ti y tus familiares. Identifica todo lo que no funcionó o no te convino en el año viejo y determina lo que vas a hacer para mejorarlo y progresivamente eliminarlo por completo. Anima a tus hijos a participar con ideas que ellos implementarán en su día a día; además de hacerlos responsables por su parte, motívalos a que te ayuden a cumplir tus metas y que te recuerden de ellas constantemente. Convierte cualquier pensamiento negativo en reafirmación positiva y recompénsate por tus pequeñas victorias a diario.

  • No limites la limpieza solamente a la casa. Separa unas horas para reflexionar sobre una limpieza de cuerpo para tu beneficio personal. Si te has propuesto bajar de peso, haz un plan para practicar hábitos alimentarios saludables y hacer ejercicios dentro y fuera del gimnasio; cambia el elevador por las escaleras y el coche por la bicicleta cuando te sea posible. Cuéntaselo a tu mejor amiga y anímala a unirse a tu plan. De esta manera te esmerarás por cumplir con este propósito si sabes que alguien más está consciente de él.

  • Ninguna limpieza física es completa sin la espiritual. Fortalece tu alma dedicándole tiempo a obras de caridad. Apúntate de voluntaria para visitar un hogar de ancianos una vez al mes, o para sembrar árboles en el parque. Estos pequeños actos te harán sentir bien internamente sabiendo que estás poniendo un granito de arena en tu comunidad. Además, asiste a eventos sociales y de superación profesional para continuar con tu progreso personal durante todo el año.

Acepta con entusiasmo el reto de empezar un nuevo estilo de vida en enero; ese es el placer de vivir plenamente, renacer, reinventarse. ¡Brindemos por un año bueno!

Compartir artículo: