¡Un día Zen, entero para consentirte!

Antes de que lleguen los festejos de la temporada, ¿qué te parecería reservar un día para consentirte y cargar las baterías? Rompe la rutina regalándote un día maravilloso de descanso y relajación total en la comodidad de tu propia casa.

El primer paso es escoger un día tranquilo -preferiblemente cuando no haya nadie en casa que pudiera romper tu burbuja-, y marcarlo en tu calendario. Comienza a planear  con tiempo tu jornada Zen. Para hacerlo bien, es necesario crear la ambientación apropiada. Compra velas aromáticas oincienso, y selecciona una buena música relajante de fondo.

Otra cosa que puedes hacer es juntar tus tratamientos de belleza, esmaltes de uñas, revistas, o un buen libro, pues todo esto  te ayudará a relajarte y embellecerte. Utilizar exfoliadores, sales de baño,  té de manzanilla y frutas frescas te pueden ayudar a recrear la experiencia de un Spa auténtico.

Disfruta del placer de consentirte siguiendo estos consejos. ¡Son fáciles, no cuestan tanto y aportan mucho!

  • Regálate un baño exfoliador relajante. Llena la bañadera o tina con agua moderadamente caliente y sales perfumadas, y sumérgete por 20 o 30 minutos. Mientras disfrutas de esta experiencia, puedes colocarte unas rodajas de pepino fresco en los ojos y una mascarilla facial. Termina aplicándote un exfoliador corporal y enjuagándote con una ducha fría.
  • Hazte una manicura-pedicura exprés. Al salir del baño, tus manos y pies estarán listos para ser arreglados. Aplícate tu crema preferida en todo el cuerpo, incluyendo manos y pies para que también se suavicen las cutículas. Córtalas cuidadosamente y ponte el esmalte que más te gusta. No tiene por qué quedar perfecto; lo importante es el beneficio del ritual.
  • Prepárate una merienda saludable y reconfortante. Hazte una ensalada de frutas frescas con miel, almendras y granola. Ten tu tecito, revistas y libros a mano. Ah, y no olvides poner el teléfono en vibrador y alejado, listo solamente para emergencias.

¡Dedica suficiente tiempo para ti! Repite esta experiencia una o dos veces por mes y verás que te sentirás mejor y más linda.

Compartir artículo: