Ayuda a mantener a tu familia saludable

Consejos para mantener tu hogar limpio y saludable.

Tácticas de prevención

  • Beber agua*. El agua puede ayudar a fortalecer su sistema inmune y a mantener alejada la gripe. Y si te enfermas, el agua ayuda a lavar tu sistema, lo rehidrata y purga las toxinas. Un adulto debe beber ocho vasos de 8 onzas de líquidos todos los días. Si el color de tu orina es casi invisible, quiere decir que estás tomando suficiente agua. Si es muy amarilla, bebe más agua.
  • Toser en el codo. Debido a que los virus se aferran a las manos, tú puedes reducir su diseminación perfeccionando el arte de toser en el codo. Cuando tosas, simplemente cúbrete la cara con todo tu codo. Además, es muy fácil enseñarle esta técnica a los niños. Desinfectar las superficies de uso común. Los virus que causan los resfriados y la gripe pueden sobrevivir hasta 72 horas en las superficies de uso común. No olvides usar los productos desinfectantes de Clorox® en los auriculares de los teléfonos, las perillas de las puertas, los interruptores de luz y los controles remotos.
  • Lavarse las manos. Los virus de los resfriados y la gripe pueden diseminarse por contacto indirecto. Tal vez alguien estornuda en su mano y luego toca la perilla de una puerta, y la siguiente persona en tocar esa perilla recoge el virus. Lavarse las manos es la mejor manera de evitar enfermarse.
  • Vacunarse. Las vacunas son el primer paso para evitar la gripe. Como regla general, todas las personas saludables deben vacunarse. El Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ahora recomienda que además de otros grupos de alto riesgo, todos los niños saludables deben vacunarse contra la gripe. Encuentra un centro de vacunación cerca de ti aquí.